domingo, 17 de julio de 2011

El arte de hacer preguntas

La calidad de nuestro pensamiento está en la calidad de nuestras preguntas.
No es posible ser alguien que piensa bien y hace preguntas pobres. Las preguntas definen las tareas, expresan problemas y delimitan asuntos. Impulsan el pensar hacia adelante. Las contestaciones, por otra parte, a menudo indican una pausa en el pensar. Es solamente cuando una contestación genera otras preguntas cuando el pensamiento continúa la indagación. Una mente sin preguntas es una mente que no está viva intelectualmente. El no (hacer preguntas) preguntas equivale a no comprender (lograr comprensión). Las preguntas superficiales equivalen a comprensión superficial, las preguntas que no son claras equivalen a comprensión que no es clara. Si su mente no genera preguntas activamente, usted no está involucrado en un aprendizaje sustancial. Elder, L y Paul, R: el arte de hacer preguntas esenciales. Foundation for Critical Thinking 2002 en http://www.criticalthinking.org/resources/PDF/SP-AskingQuestions.pdf 

Por eso iniciaremos esta actividad durante todo el curso académico. Todos las semanas una pregunta esencial. Esta pregunta no necesariamente tiene que ser disciplinar, puede ser existencial, análitica, egocéntrica, interdisciplinar... Sólo debes preguntar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario